6 ideas completamente equivocadas sobre leer

Por Euge Forcher.

Si son de las mías (y casi que puedo asegurar que lo son, aún sin conocerlas), aman los libros como a pocas cosas en el mundo. Entrar a una librería para nosotras es sinónimo de perdernos. Encontrar ESA edición que buscamos durante meses, sin éxito, es un placer únicamente igualable al que sentimos cuando nuestro gato viene a darnos amor solito, sin haberlo llamado.
THAT BOOK

Y cuando al fin terminamos de leer un libro nos obliga a quedarnos sentadas media hora mirando un punto fijo sin poder reaccionar. De pronto no sabemos qué va a ser de nuestra vida sin él.

Aunque nos burlen y no nos entiendan, aunque nos traten de raras, de fantasiosas o de ermitañas, la vida de los que leemos es muy dura. Sufrimos un montón. Pero, para alivianar un poco la carga que significa tener una pasión por las letras (de esas que comen el corazón), acá les traigo 6 conceptos que creo que tendríamos que erradicar del mundo de los libros (suena fuerte pero posta, ¡¿quién las inventó y por qué?!)

Hay que tener tiempo para leer

Error. Hay que tener ganas. Si hay ganas, hay tiempo. En el colectivo, antes de dormir, tomando un baño de inmersión, esperando a que pooorrr favorrrrr se dore el pollo que metiste hace casi una hora en el horno (te odio, Metrogas). ¡Hay un montón de tiempo para leer!

BELLE READING

Hay que tener lugar para guardar los libros

¡Por supuesto que no! Como dice un reconocido filósofo llamado Pinterest: “una casa sin libros es un cuerpo sin alma”. Los libros están para tenerlos apilados en el piso, arriba del mueble que te dio tu abuela cuando te mudaste, en cajones de fruta que te robaste de la calle, en una biblioteca, apilados en la mesa de luz ¡y en todos lados!

No puedo comprar otro libro porque todavía tengo muchos sin leer

beauty-and-the-beast-belle-books-disney-princess-Favim.com-371003

Esta me duele mucho cuando la escucho, aunque admito que la he dicho más veces de las que me acuerdo. Sirve como excusa para no gastar más plata. Es cierto que esta especie de obsesión compulsiva que tenemos los amantes de los libros se vuelve un poco peligrosa cuando, de verdad, no podemos dejar de comprarlos.

Hay momentos en los que me tengo que sobornar a mí misma para no reventar la tarjeta en Yenny (y no hablemos de KEL porque me pongo mal). Peor es cuando paso por una de esas librerías llenas de alma que me conquistan en 3, 2, 1.

Con el tiempo me fui dando cuenta de que no hace falta terminar los libros que ya tengo para comprarme otros nuevos. Los libros nos aman, no nos juzgan ni reprochan nada, nos van a esperar toda la vida, ahí sentaditos en algún lado de la casa, hasta que sea el momento indicado para empezarlos.

Los que leen son solitarios

BELLE SOCIAL

Es verdad que no es una actividad muy sociable que digamos, pero compartir opiniones sobre los libros nos une con mucha gente y nos hace sentir menos solos en el mundo. No tengo idea de cómo serán los lectores del planeta en general, pero puedo opinar sobre mí y la gente de mi vida con la que comparto este amor y decir que esto NO es verdad. Es más, en la mayoría de los casos, los que leemos somos muy sociables y dinámicos, andamos siempre a las corridas o haciendo muchas cosas, hablamos rápido y pensamos un montón (¿qué? ¿solo me pasa a mí?).

Leer es aburrido

Una vez leí una frase que decía algo así como “el que piensa que leer es aburrido es porque no lo está haciendo bien”. No tengo nada que acotar, touché.

Si no leo los clásicos soy inculta

Durante mucho tiempo me taladré el cerebro repitiendo esto y llené mis estantes con los libros que todo el mundo decía que “sí o sí hay que leer”. Admito sin una pizca de culpa que Cumbres Borrascosas me aburrió como pocos libros lo han hecho (hasta que cursé Literatura II en la facultad y, en el análisis, entendí por qué era un SÚPER libro) pero también amé Jane Eyre, Mujercitas y The Catcher in the Rye.

Yo creo fervientemente, con remera, bombo y pancarta de militante, que cada uno tiene que leer lo que le gusta y le entretiene. No hace falta comerse las obras de Shakespeare enteras si sinceramente no te divierte. No importa si no leíste nunca a García Márquez o a Bradbury, o si te encantan Crepúsculo y 50 Sombras de Grey. Cada uno lee lo que le llena el corazón y no creo que nadie pueda juzgar a otros por eso.

belle HUNGER GAMES

Leer es una manera distinta y muy especial de crecer y abrir la mente. Paremos de sufrir por lo que dice la gente, leer es divino y es nuestro.

 

Sobre Euge: Acuario, ascendente en Tauro y Luna en Sagitario. Traductora de Inglés del Lenguas Vivas en potencia. Amo leer desde el inicio de los tiempos, suele dolerme el corazón del amor que les tengo a mis dos gatos y mando mails sin el adjunto. Pd: Avisenme si se inventan las transfusiones de Cinnamon Dolce Latte.

2 Respuestas a “6 ideas completamente equivocadas sobre leer

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s