La mejor manera para canalizar tensiones

Les Emotifs - Bordado

Algunas van al psicólogo, otras salen a correr, hay quien elige cocinar pero si sos de las que ninguna de estas actividades les resulta natural o placentera, te propongo una manera no tan tradicional de canalizar tensiones

Me encantaría ser de esas mujeres que ante la llegada de los nervios encuentran que la mejor solución es ir al gimnasio. Es el ejemplo perfecto de cuando la vida te da limones y haces limonada. En mi caso, si estoy estresada por algo (generalmente es por todo) y me obligan ir “al gym” es una doble tortura.

Sin embargo, debo admitir que estoy progresando. A medida que pasan los años me propongo mejorar mi calidad de vida, no ahogarme en dedales de agua ni estresarme por cosas que no importan. Y en ese desarrollo personal descubrí que no necesito comer hasta reventar cuando algo me tiene nerviosa porque eso, leyéndolo en limpio, es querer que menos y menos sea más, en matemáticas puede ser (creo) pero en la vida real no es tan así. Entonces, cuando me veo en una situación que no me gusta, trato de encontrar la forma de sumar al mismo tiempo de sanar.

Descubrí que uno de mis grandes desafíos es el de controlar mis pensamientos. Si lograra construir un dique lo suficientemente fuerte como para contener el agua que quiere inundarme de opiniones sería una persona mucho más sana. Por eso llegué a la conclusión de que mi mejor estrategia cuando estoy nerviosa es la de no pensar. Con esto no quiero decir negar, sino solamente dejar pasar tiempo, ese que todo lo cura, para bajar revoluciones y retomar el tema una vez amasado.

He aquí que en mi camino me topé con un curso de bordado que era justo lo que necesitaba. Una actividad que te domina. Cuando bordás el hilo no te deja pensar en otra cosa que no sea el punto que tenés que hacer y la importancia de no perderse. Impacientes abstenerse, obses bienvenidas. Y sí, al principio me costó ver que mi trabajo final era un quilombo de hilos improvisados, la prolijidad nunca fue mi fuerte, pero cuando acepté que el bordado iba más allá del resultado final, que lo importante era disfrutar el proceso, me relajé y me dejé llevar.

Mis bordados siguen siendo un desastre (el de la foto se lo encargamos a la genia de G B Bordados) pero yo soy un poquito más feliz 🙂

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s